Skip to main content
Último número publicado

Suma y Sigue. Nº 357 Julio 2021

Ver en Calaméo    Descarga PDF (11,1 MB)

EN EL UMBRAL DE LAS VACACIONES

En este mes de julio es normal hablar de vacaciones. Así lo hemos hecho en años anteriores pero es sabido que este año, en razón de la pandemia del Corona Virus 19 que estamos padeciendo, las cosas son algo diferentes. Y no será por falta de ganas, que muchos preparaban ya sus maletas desde hace semanas. Lo malo es que también al aire libre e incluso en las playas hay que tomar precauciones para evitar el contagio del tristemente famoso virus.

¿Vacaciones? Sí, por supuesto. En la playa, en la montaña, en España o en el extranjero. Pero sin olvidar ni por un instante que, de una u otra forma, hemos de tomar las precauciones necesarias para que el virus no llegue, de ninguna manera, a nosotros.

Y esa posición de defensa y atención debemos aplicarla no solo a nosotros mismos sino también a todos nuestros familiares y convivientes; porque de nada serviría proteger celosamente a nuestra persona si descuidamos la protección de las demás gentes de nuestro entorno a quienes nos unen lazos familiares o de convivencia.

Bueno tampoco hay por qué exagerar y estar en una vigía y zozobra permanente. En realidad no es tan difícil. Basta con observar las reglas establecidas y ampliamente divulgadas por nuestras autoridades, que se resumen en utilizar mascarilla en lugares públicos, mantener una prudente distancia de seguridad, lavarse las manos con frecuencia, usar guantes desechables cuando es necesario y utilizar gel hidroalcohólico antes de tocar cualquier objeto en locales comerciales y otros centros de reunión. Como decimos, no es tan difícil y enseguida se acostumbra uno. Yo ya casi lo hago de forma espontánea y automática en cuanto entro en una tienda del barrio o en mi sucursal bancaria, y espero que a ustedes les haya pasado lo mismo.

Por eso creo, que al margen de tener presentes las precauciones mencionadas, tenemos que pensar en nuestras soñadas vacaciones y una vez planificadas, ponerlas en práctica como siempre, tratando de vivirlas intensamente y disfrutar al máximo de cada minuto de descanso y relax. Y bueno, de hacer cosas distintas de las habituales, que dicen es una de las mejores formas de descansar de verdad.

Pongámonos a ello. ¡Felices Vacaciones!