Blogs

HACIENDA PÚBLICA ¿ASIGNATURA PENDIENTE? 

Angel S Quesada - 28 de noviembre de 2011 Article Rating Comentarios (0)

Nunca como hasta ahora se había hablado tanto de economía. En la prensa, en la radio, en la televisión, en internet, en los foros sociales y hasta en la calle, la economía es el tema estrella.
Parece como si todas las demás cuestiones que afectan a la vida cotidiana hubieran perdido su interés. La economía lo abarca todo, lo cubre todo y no se habla de otra cosa que de la crisis económica y de las recetas para salir de ella. 

También en nuestras tertulias semanales, en las que intentamos hablar de todo, se ha colado la economía y hace meses que casi no hablamos de otra cosa. Allí, como en todas partes, analizamos lo que sucede cada día y elaboramos “mágicas recetas” para resolver los problemas que nos permitan “salir de la crisis”.
Pero hace poco uno de los habituales, cuando hablábamos del gasto público, del endeudamiento de los países europeos y de los problemas que la deuda soberana les está causando, dijo que todo ello tenía su origen en la educación. Nuestra educación, decía, y tal vez sea igual para nuestros vecinos europeos, tiene una asignatura pendiente, la “hacienda pública”. Y si no decidme:
-¿Sabe la gente lo que es la Hacienda pública? ¿Sabe el hombre de la calle lo que es el dinero público, de donde sale y para qué se utiliza? ¿Tiene conciencia el pueblo de lo que son los bienes y servicios públicos, quien los determina, y como se gestionan?-
-¿Saben los políticos y los gestores de la cosa pública cual es su función y cómo deben gestionar el dinero público para gastarlo solo en lo que deben gastar, en la cantidad determinada y hacerlo, eso sí, siempre con la mayor eficiencia?- 
Y la respuesta fue general. Nos tememos que no ya el ciudadano medio, sino el político y hasta el gestor, no tienen las ideas claras sobre nada de esto. Esto no sucedería si todos ellos, desde la Escuela primaria, hubieran aprendido algo más de hacienda pública.
Si así fuera, sabrían que el dinero público es una parte que se detrae de las economías privadas, personas físicas, trabajadores y sociedades, que se destina a cubrir las necesidades públicas que son las que entre todos hemos acordado incluir en una determinada lista o catálogo: justicia, seguridad, defensa, relaciones exteriores; protección y promoción social; sanidad, educación y cultura y un largo etcétera.
Qué ese dinero público es de todos, no de nadie, que no puede servir a otros intereses distintos de los incluidos en esa lista o catálogo, que se obtiene de forma coactiva, o sea no voluntaria y cuyo destino está claramente determinado en las leyes. Esas leyes dicen muchas cosas más respecto a la limitación del endeudamiento y al control del gasto, pero no todas se han cumplido en los últimos tiempos y ahí reside una de las causas del desprestigio de nuestros políticos y de las dificultades económicas a las que nos enfrentamos.
Si algún día, porque lo aprendió desde la escuela, el ciudadano supiera lo que es el dinero público y que el incumplimiento de las normas del gasto estuviera penado, créanme, las cosas irían mejor y hasta la clase política recuperaría su perdido prestigio. 

¿Le ha gustado?  Article Rating

Comentarios

Todavía no hay comentarios, sea el primero en enviar uno.

Enviar comentario

Nombre (obligatorio)

Email (obligatorio)