Ver artículo

CONSTRUYENDO EUROPA 

Angel S Quesada - 06 de diciembre de 2011 Article Rating Comentarios (1)

 
34. CONSTRUYENDO EUROPA. 

Europa, la Unión Europea, estaba a medio hacer y de pronto llega el vendaval de la crisis, nos coge con el edificio a medias, y corremos el riesgo de que se derrumbe como un castillo de naipes.
Algo hay que hacer y a ello se ponen los mandatarios europeos. Y entonces es cuando se desvela la fragilidad del modelo.

El Tratado de la Unión es más comercial que otra cosa y no es malo que se empezara por ello, pero se ha perdido mucho tiempo; ese tratado tenía que haberse ampliado con otras muchas competencias que los estados miembros, celosos cada uno de su soberanía, no han querido ceder. Ahora se habla de una refundación de Europa, hay que cambiar el Tratado, hay que incluir al menos la fiscalidad y el equilibrio presupuestario y casi seguro otros muchos aspectos de la cosa pública. Pero ¿qué hacer si alguno de los países miembros no estuviera por esa labor?
La unanimidad ha sido uno de los principios básicos de la UE. En un grupo es bueno saber que no se hará nada si todos no estamos de acuerdo. Es el principio máximo de solidaridad. Funcionó al principio en la Europa de los seis y más tarde con las sucesivas ampliaciones. Pero en la Europa de los 27 con países tan diferentes en tamaño y en economías no es posible que se mantenga. El problema es ¿cómo salir de él?
Este es el reto que, al parecer, están tratando de resolver Merkel y Sarkozy, el directorio franco alemán que lidera la Unión Europea, pero la cosa no es nada fácil. Parece que se empezará estableciendo unas rigurosas normas de equilibrio presupuestario y aquellos que las cumplan formaran el núcleo duro que continuará la travesía. Para los incumplidores se plantean diferentes alternativas: o fuertes sanciones o la retirada de los votos y de las ayudas, o todas juntas.
Pero muchos se preguntan: ¿Cómo un país en dificultades puede sobrevivir si encima tiene que hacer frente a sanciones y le cortan las posibles ayudas?
Otros apuntan soluciones menos drásticas y, como en los toros, se inclinan por el sistema de los tres avisos. Primer aviso: cuidado; segundo aviso: la cosa va en serio y tercer aviso: el toro al corral, o lo que es lo mismo, no te digo que te vayas pero ahí tienes la puerta.
La polémica está servida y el futuro de Europa sigue siendo incierto. 


¿Le ha gustado?  Article Rating

Comentarios

# jose antonio carrasco durán
jueves, 14 de junio de 2012 16:43
Ángel, soy José Antonio Carrasco, de Loterías, no sé si me recuerdas.

Siempre me pareciste un hombre culto y elegante.

Y esta forma de expresarse es de agradecer.

Gracias.

Enviar comentario

Nombre (obligatorio)

Email (obligatorio)