Skip to main content
Noticias y actividades

Las Edades del Hombre en Lerma (Burgos)

 DELEGACIÓN DE VALLADOLID – JUAN ANTONIO GARCÍA ORTEGA

EDADES DEL HOMBRE 2019 – LERMA

La excursión a la sede de las edades del hombre nos permite visitar bonitas comarcas de nuestra Comunidad.

Esta vez la sede es Lerma, villa burgalesa que enseña el mejor conjunto urbano del siglo XVII. En ella el Duque de Lerma, valido de Felipe III mandó levantar una corte de recreo para el rey: Palacio ducal, seis monasterios, colegiata, pasadizos, jardines y cotos de caza.

La plaza mayor de cerca de 7.000 m2 es una de las más grandes de España. En esta plaza se encuentra el Palacio ducal, en la actualidad parador nacional de turismo.

En él nos tenía reservada mesa en el salón imperial nuestra vocal de cultura, Marisa.

Por la tarde nos acercamos a Covarrubias, una de las villas más bonitas de la península, conserva su estructura medieval y en ella pueden contemplarse numerosas casas de tipo tradicional con fachadas donde se aprecia la belleza del entramado castellano.

Próximo a esta localidad está el desfiladero de la Yecla, caprichoso tajo natural de impresionante belleza. En las inaccesibles repisas de las paredes rocosas anidan numerosos buitres leonados.

Pero centrémonos en la exposición siguiendo sumariamente el texto de la guía oficial elaborada por José Ángel Rivera de las Heras.

INTRODUCCIÓN

La XXIV exposición de las Edades del Hombre “ANGELI” consta de 90 obras procedentes en su mayoría de las once diócesis de Castilla y León. Los protagonistas son unas 300 figuras de ángeles.

La muestra pretende ser un acercamiento a la realidad espiritual de los ángeles, que tienen encomendada la misión de asistir a los que han de heredar la salvación (Hebr.1,14).

Los ángeles no son realidades simbólicas o mitológicas. Su existencia y su presencia han sido reveladas por Dios, y por tanto forman parte de los contenidos de la fe católica. Los ángeles son criaturas personales e inmortales de naturaleza puramente espiritual cuya función es la de ser servidores y mensajeros de Dios.

Su representación iconográfica ha ido cambiando con el paso del tiempo. En el arte occidental se mantienen como elementos convencionales, que identifican a los ángeles, el tener figuras aparentemente asexuadas, gráciles y bellas en su aspecto, de rostro dulce, con alas, y revestidos de forma sencilla o lujosa. 

El tratadista barroco Francisco Pacheco en su obra “El arte de la pintura” ofrece a los artistas diversas pautas: “Debense pintar en edad juvenil, desde 10 a 20 años, mancebos sin barba, de agraciados rostros, resplandecientes ojos, aunque a lo varonil, con lustrosos cabellos, rubios o castaños, con gallardos talles y gentil composición de miembros”.

La jerarquía de los ángeles, de menor a mayor proximidad a Dios, nos la presenta San Gregorio Magno: ángeles, arcángeles, virtudes, potestades, principados, dominaciones, tronos, querubines y serafines. Una clasificación parecida nos ofrece Dionisio Aeropagita o San Isidoro de Sevilla.

Únicamente algunos arcángeles tienen retratos individualizados con elementos que los identifican.

Es el caso de Miguel, Gabriel y Rafael. En el número 321 de Suma y Sigue, del mes de abril de 2018, A.S. Quesada Lucas comenta la existencia de los ángeles y transcribe una oración a cada uno de estos tres arcángeles.

Signo externo distintivo de los ángeles es tradicionalmente el siguiente: ángeles y arcángeles: dos alas; querubines: cuatro alas; serafines: seis alas.

La exposición comienza en la ermita de la Piedad con un vídeo basado en un texto sobre la fe católica promulgado en el IV Concilio de Letrán. Continúa en la iglesia de San Pedro con cuatro capítulos, y terminamos en el Monasterio de la Ascensión con el V Capítulo.

CAPITULO I: ¡ANGELES DEL SEÑOR, BENDECID AL SEÑOR! 

Este capítulo se centra en el Antiguo Testamento y en él se recogen los episodios más conocidos de la Biblia en los que intervienen los ángeles: Expulsión del paraíso terrenal de nuestros primeros padres (Gen. 3,24); Un ángel detiene la mano de Abrahán cuando se dispone a inmolar a su hijo Isaac obedeciendo el mandato divino (Gen.22,11); la visión de la escala de Jacob por la que suben y bajan ángeles; el arcángel San Rafael guiando a Tobías (Tob, 3, 17); alegoría de la Inmaculada Concepción, tema apócrifo en el que los ángeles anuncian a San Joaquín y a Santa Ana la futura concepción de su hija la Virgen María. 

CAPÍTULO II: LOS ÁNGELES LE SERVIAN

 

Se refiere a los ángeles vinculados a la vida terrenal de Cristo.

 

Como seres reales y activos los ángeles se hallan presentes en la vida de Jesús desde su encarnación hasta su ascensión: Gabriel aparece en el evangelio anunciando a la Virgen María la buena nueva de su maternidad divina (Luc. 2, 8-14); en la noche de Navidad un ángel anuncia a los pastores el nacimiento del Mesías (Luc. 2, 8-12); los ángeles sirven a Jesús después del ayuno en el desierto (Mat.4, 11); un ángel le conforta en su agonía en Getsemaní, mientras sus discípulos duermen (Luc. 22,43); también un ángel anuncia su resurrección a las mujeres ante el sepulcro vacío (Juan, 2º, 11); en el  momento de la ascensión los ángeles dan a conocer a los apóstoles la noticia de su retorno glorioso (Hechos, 1, 10-12).

 

CAPÍTULO III: ¡SANTO, SANTO, SANTO ES EL SEÑOR!

Los ángeles en la vida de la iglesia y de los fieles.

La Iglesia Católica profesa una “especial veneración” a los ángeles e implora “piadosamente el auxilio de su intercesión” (C. Vatic.II).

Celebra su memoria en dos días del calendario litúrgico: el 29 de septiembre, en la fiesta de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, de quienes la Sagrada Escritura revela misiones singulares, y el dos de octubre, en la memoria de los ángeles custodios, que han recibido una función en favor de los hombres.

Lo que la Iglesia cree por la fe, lo expresa en la oración litúrgica “Exulten por fin los coros de los ángeles, exulten las jerarquías del cielo (Pregón Pascual)”.

Desde la infancia hasta la muerte, la vida humana está rodeada por la compañía, la protección y la intercesión de los ángeles en orden a nuestra salvación. Así se expresa el responsorio “Subvenite” “Venid en su ayuda, santos de Dios, salid a su encuentro ángeles del Señor; recibid su alma y presentadla ante el Altísimo” “Al paraíso te lleven los ángeles”.

Las representaciones de los ángeles aparecen vinculadas frecuentemente a objetos litúrgicos: aras, custodias, capas pluviales e incluso en obras polifónicas, como en el himno “custodes hominis” para la fiesta de los Ángeles Custodios.

CAPÍTULO IV:  ÁNGELES Y DEMONIOS

Ángeles que rechazan a Dios y saben que están condenados.

El diablo es calificado en el N.T. como “pecador desde el principio” (Juan, 3,8) “mentiroso y padre de las mentiras”.

Su actitud envidiosa y a su vez engañosa, opuesta a Dios, se reconoce en el Génesis, 3, 1-5, induciendo a nuestros primeros padres a la desobediencia, así como tentando a Jesús o inspirando la traición de Judas (Luc. 22,3).

Los fieles cuando recitan el “Padre Nuestro” solicitan ser librados del mal, que no es una abstracción sino que designa a Satanás, el ángel que se opone a Dios.

El tratadista Francisco Pacheco, antes citado, dice que los demonios “debense pintar en forma de bestias y animales crueles y sangrientos, impuros y asquerosos y también en figuras de hombres desnudos, feos y oscuros, con luengas orejas, cuernos, uñas de águila y colas de serpiente, como hizo Miguel Ángel en el celebrado Juicio”.

En la exposición solo hay tres imágenes que presentan la figura del demonio exentas, en la mayoría está a los pies del arcángel San Miguel que luchó, venció y precipitó la caída de los ángeles rebeldes. De este arcángel hay nueve imágenes en la muestra representando su victoria sobre el ángel caído.

 

CAPÍTULO V: LA JERUSALEN CELESTE

Los cielos nuevos y la tierra nueva han de ser el mensaje final de la muestra, un mensaje de esperanza para el hombre. Dios es su origen, su regazo, su meta. Su patria es el cielo y su destino es encontrarse cara a cara con Dios y disfrutar de su amor.

De la victoria pascual de Cristo sobre el diablo, el pecado y la muerte participa la Virgen María, la mujer que destaca por su concepción inmaculada, su maternidad divina y su asunción al cielo. Varias imágenes: la Inmaculada, la Virgen de la escalera, la Asunción y la coronación por la Trinidad nos presentan a la gloriosa reina del cielo.

También los santos, tras peregrinar por este mundo han alcanzado la meta del cielo y gozan de la unión con Dios: San Pedro, San Bartolomé, San Mateo, San Isidro, Santo Tomás, San Roque, Santa Teresa de Jesús. Todos ellos en algún momento han estado acompañados por un ángel, y así se los representa en la muestra.

Culmina la exposición con el grupo escultórico del Juicio Final y con la imagen de Cristo Salvador entronizado en su gloria con los ángeles y los santos.  Con estas obras se nos ofrece un esperanzador mensaje de despedida. El hombre creado, redimido y santificado, gracias al amor de Dios Trinitario, está invitado a participar eternamente de su gloria.


 

Resultado de imagen de palacio ducal de lerma

PALACIO DUCAL - LERMA

 

COMIDA SALÓN IMPERIAL 

 

Resultado de imagen de expulsion del paraiso juan gil del barrio

EXPULSIÓN DEL PARAISO – J. G. DEL BARRIO



 

C:\Users\MARIA LUISA\Downloads\ANUNCIACIÓN LERMA.jpeg

ANUNCIACIÓN 1498 – MAESTRO DE ASTORGA



 

Resultado de imagen de anto nio de pereda obras

SAN MIGUEL ARCÁNGEL ¿1636? – ANTONIO DE PEREDA


 

Resultado de imagen de la coronación de la virgen el greco

LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN 1603-1605 – EL GRECO

 

Resultado de imagen de JUAN ORTIZ EL VIEJO JUICIO FINAL

JUICIO FINAL – HACIA 1521 – JUAN ORTIZ EL VIEJO 

570 Puntúe este artículo:
Sin puntuar
«julio de 2024»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234
Fotos

Ver más fotos